Mis visitas

27 de octubre de 2011

UNA MUJER TAN GUAPA NO PUEDE ESTAR SOLA. LIKA 29 años(6 años en España)

Ganadora de concurso regional de belleza en Rusia, Lika conoció a Igor rodando un video promocional para su empresa. El joven empresario ruso  quedó impactado con la belleza de Lika.
Se casaron 6 meses después de conocerse.

A los dos años a Igor y sus dos socios les salió una oportunidad de comprar una pequeña bodega en apuros en Castilla  y León y convertirse en productores y exportadores del vino a su país de origen.

Aburrida en una pequeña ciudad de la provincia de Zamora Lika se esforzaba al máximo para ser una buena esposa y compañera, ha leído todos los libros de cocina que su madre le mandó desde la pequeña ciudad de Tver, ha estudiado el español horas y horas con auriculares puestos repitiendo una y otra vez las palabras y formas gramaticales;  ha intentado ser una buena anfitriona para los nuevos amigos y sus mujeres que venían de vez en cuando a su chalet. 
Pero las mujeres locales veían en Lika, una belleza sin precedentes en aquella pequeña localidad, una amenaza de su propia estabilidad matrimonial, viendo como de efusivos eran los comentarios de sus maridos cada vez que volvían a su casa después de estar con  la pareja rusa.
Así que Lika no consiguió hacer nuevas amistades.
Ha llorado mares, ha intentado quedarse embarazada para proyectar todo su amor y dedicarle todo su tiempo al bebé;  tener una función y cumplir con su principal tarea, según su progenitora, ser madre, pero no lo consiguió…

Y de repente llegó un email de la directora de su antigua agencia de modelos.
En Milán se celebraban pases de moda privados para nuevos distribuidores e importadores, y una firma italiana la eligió  como imagen de su nueva campaña en Rusia y le ofrecía un contrato de 6 meses en Milán.

Igor no estuvo muy de acuerdo pero entendió que quizás estar 6 meses trabajando en una capital europea en lo que tanto le gustaba a su mujer, le haría bien. Le hizo prometer que los fines de semana libres Lika sin falta volviese a España para pasar juntos algunos días. Y así fue.

El trabajo en Milán fue sin duda un respiro, una inyección de aire fresco, un remedio contra su depresión y un factor decisivo para replantear  su futuro  en España.
-      Igor, no puedo más, no quiero ser  una resignada callada y estar encerrada en nuestra casa! Quiero trabajar, sentirme realizada, ser útil, orgullosa de lo que hago. No sé si podré aguantar esta vida de la provincia más tiempo. !Vámonos a Madrid por favor!

Una vez  finalizado su contrato en Milán Lika recibió como regalo de su marido llaves de un céntrico apartamento en Madrid que  Igor   alquiló por un año. Como prueba de su amor y para que ella no se sintiese tan desdichada  en Zamora.

El contrato en Milán de repente le abrió muchas puertas en  España: pasarela Cibeles, desfiles privados de diseñadores más destacados de la moda española; reportajes de moda y maquillaje en  dominicales de los peródicos con tirada nacional, contrataciones de imagen para diferentes empresas de la capital española.
Al finalizar el año lleno de cambios y sorpresas Lika se preparaba para brindar con su marido por los éxitos de  ambos pero recibió unos días antes de las Navidades la demanda de divorcio y una carta de despedida de Igor, su pase de libertad.

Fue duro pero Lika ha aprendido a vivir sola.

Hoy es una mujer joven, dinámica, independiente, comprometida con lo que hace, una buena y leal amiga y compañera, la coordinadora de una firma de moda con sede en Madrid.

Una mujer tremendamente bella que sueña  enamorarse, tener hijos, ser feliz al lado de un hombre bueno, bondadoso y comprensivo, no intimidado por su belleza y su tenacidad. Alguien, que no la vea solo como un objeto, su trofeo más valioso si no que le tenga consideración, se sienta orgulloso de ella .  Y sigue cocinando de maravilla.

- ¿Por qué acudes a mí? No me van a creer que una mujer tan guapa está sola,  - pregunté cuando Lika vino a rellenar el cuestionario para convertirse en nueva  afiliada de mi agencia.
- Sabes, no quiero riesgos innecesarios con desconocidos. Los hay muy locos y bastantes impresentables. Tampoco quiero perder  mi  tiempo con inmaduros hijos de papá y obsesos  que buscan sexo fácil y gratuito. 
 Quiero alguien de verdad, a quien admirar, con quien compartir la vida, no compitir en  liderazgo o crecimiento personal, ni escuchar lo mala víbora que fue su ex mujer. Quiero conocer un único hombre a quien amar y con quien desear tener una verdadera familia.

 Diciembre 2010