Mis visitas

2 de diciembre de 2012

DEJADME QUE OS PRESENTE O ALGUIEN PREGUNTÓ POR UNA BUENA AGENCIA?

Un cliente no hace mucho me preguntó si no era algo caro que cobramos por nuestros eventos para la gente que "TIENE MUCHO TRABAJO Y POCO TIEMPO PARA SU VIDA PRIVADA Y OCIO".

Me acordé de una divertida comedia francesa, donde el argumento principal  se centra en una cena de cuatro parejas de unos 40 años, que recuerdan como fue el flechazo con su pareja; la emoción y anécdotas de las primeras citas y cuando surgió el amor. 

La cena resulta deliciosa, divertida, muy cálida, con una charla amena y una larga sobremesa.

No obstante, una de estas parejas el mismo día de la cena, por la mañana toma la decisión de separarse y, para no estropear la velada a los demás, oculta ese hecho a sus amigos y sigue el buen rollo del grupo.

La  realidad de la otra pareja es que la mujer le es infiel a su marido con su mejor amigo, también presente en la cena.

La verdad de la cuarta pareja es que la mujer se casa con su mejor amigo para ocultar a su familia y sus subordinados el embarazo de un novio que la había abandonado.

En definitiva, nada es lo que parece, la mayor mentira de los ocho es que aparentan ser felices. Su  felicidad es ficticia, y guardan las apariencias para no desentonar de un estatus al que están acostumbrados.

En la vida real pasa lo mismo: las personas aparentan estar bien en su trabajo y ante sus familias. 
La gente omite sus problemas, los comufla de modo que parecen menos importantes. 

Disimulamos aparentar felices y emocionalemnte estables cuando la verdad es que muchos se sienten solos, poco comprendidos; aún menos veces relajados, dándole vueltas al asunto de por qué, siendo normales y buenas personas, a muchos les cuesta establecer relaciones que sean reconfortantes. Por dónde uno puede empezar para conocer gente nueva?

En mi proyecto de cenas sociales para singles me he basado en esa realidad: hacer de filtro y la pre-selección de los participantes por los que asisten a nuestras cenas. 
Así que cuando uno viene, sin conocer a nadie, está en igualdad de condiciones con los demás, que son del mismo nivel socio-cultural, y cuyas aspiraciones e inquietudes son muy similares.

La mitad de los hombres son de cuarenta y pocos años; que en cierto modo han pasado o están atravesando su "crisis de los cuarenta", que en el fondo no es ninguna crisis, sino una revalorización de las prioridades; la profundización en su interior; la búsqueda de calidad en sus relaciones fuera del ámbito profesional. El baremo de las edades de los participantes masculinos es entre 34 y 55 años. De las mujeres: entre 27 y 45 años

En nuestras cenas no es necesario aparentar. 
Se trata de atreverse a asistir, dejando atrás cualquier prejuicio; conocer a los demás, pasarlo muy bien, divertirse y desconectar y, seguir conociendo a los participantes que le caen mejor a posteriori, de modo personalizado.

Puede que a la primera salen con una nueva pareja; puede que con unos nuevos amigos; también pasándolo bien y deseando repitir con otro grupo, igual de positivo y divertido.

Procuramos que no se repita el mismo "equipo" de una cena a la otra; que siempre haya caras nuevas; que no haya un desequilibrio sustancial de las edades (no más de 10 años).

En año y medio de celebraciones no ha habido ni una sola queja de que alguien se ha sentido incómodo, intimidado u ofendido por los demás.

Estoy convencida que puede surgir amor de una buena historia de amistad, solo hay que ayudar a que dos personas desconocidas se conozcan en un ambiente agradable, donde se pueda charlar tranquilamente, sin que te interrumpan o te moleste la música demasiado alta; ni que haga falta una copa de más para reunir el valor y acercarse a una desconocida...

En más de una entrevista conté como surgió este proyecto: investigando en los portales de contactos para mi libro, me encontré con la misma queja por parte de los miembros de estas webs: la gente miente mucho en sus perfiles, publica fotos de hace años, se quita años, exagera sus logros profesionales, aparenta lo que no es, hay mucho/a casado/a en búsqueda de una aventura; nadie habla de sus defectos y causas de anteriores rupturas; muchos utilizan a sus interlocutores para descargar sus frustracuiones, miedos y fobias como si de un psicoanalista gratuito se tratase; en fin, que hay mucho/a jeta  en este espacio cibernético. Y uno se decepciona, se amarga y tira la toalla.

Con las cenas que organizo desde hace años, lo primero que hice de modo radical es eliminar el anonimato que, parece que invita a inventarse vidas paralelas.

No hay chat previo, ni siquiera una llamada de teléfono, ni mensaje por whatsapp. 
Puse sobre la mesa la realidad de las personas que, puede que atraviesan algunas dificultades o simplemente y lo más sencillo, están solas, sin pareja, pero siguen creyendo en el día de mañana y, por qué no, al lado de alguien especial. 


Gracias a mi libro EL PODER DEL ANONIMATO (Quiénes somos en la red) 2012, y al programa de radio que acabo de lanzar desde la emisora www.cvbradio.es "Pregúntame lo que quieras con Lucía Vitali", los jueves de 21:00 a 22:00 hrs; me di a conocer y en la actualidad invito a las chicas de cuaquier nacionalidad que residan en Madrid entre 30 y 45 años que se apunten.

En las cenas que llevamos a cabo desde hace más de 2,5 años, no habrá sorpresas desagradables, por que seguimos un código de buena conducta y actuamos de buena fé y eso nos diferencia de los demás portales de contactos personales, vete a saber con qué fines.

Bienvenid@s al mundo de LUCIA VITALI EVENTOS.