Mis visitas

27 de octubre de 2011

PRIMERA IMPRESIÓN...Y ALGÚN CONSEJO MÁS

Mientras el tímido reflexiona, el valiente va, triunfa y vuelve.(Proverbio griego)

Según mis cálculos Alberto debía estar en el aeropuerto a la espera que Mila saliera.
- Hola Alberto, ¿qué tal, cómo va todo? - pregunté al ver su llamada en mi móvil.
- Oye, me siento como un imbécil con ese ramo de flores y todo Madrid saliendo de puente...¿Te importa si las guardo en el coche y las regalo a Mila más tarde?
- ¿Qué me va a importar a mí? Pero... la PRIMERA IMPRESIÓN  es justamento eso... lo primero que pensará de tí y cómo te verá ella...nada más... y las claves culturales son fundamentales... Tu sabrás...

Dos horas más tarde Mila me dijo que el ramo que Alberto le regaló una vez subida al coche fue precioso pero no entendía muy bien por qué no lo hizo en la sala de espera del aeropuerto...
- Seguramente por los nervios y la emoción, - mentí por Alberto.

... Alberto acudió a mi consulta hace tres meses. Un atractivo juez de 42 años, divorciado con una hija de 7 años. Me dijo que hacía un año tuvo una relación con una chica rusa y a pesar de que la relación no llegó a un desenlace feliz y rompieron, él estaba ilusionado con una posible relación con una chica de mi país porqué descubrió un concepto de amor en pareja totalmente diferente del que había vivido en su matrimonio y de las relaciones que observaba en su entorno más cercano. Un comentario halagador pero a la vez inquietante.
No era la primera vez qué preguntaba a un cliente del por qué de esa decisión tan radical de buscar pareja en un país distinto a España, enfrentándose voluntariamente a las diferencias culturales, la evidente desigualdad económica, todas aquellas secuelas que arrastran las mujeres extranjeras que deciden establecerse en España.
La respuesta fue muy breve: "Tus compatriotas no han perdido esa esencia femenina, esa dulzura que todo hombre, por muy pro-femenista que se manifieste, echa de menos en la sociedad moderna. Nos encanta en el fondo la dependencia que puede haber entre un hombre y una mujer donde la mujer sigue siendo el sexo débil, que nos necesita, que se apoye en un hombre, no le descarte en su día a día."
Algunas lo llamarían machista y retrógrada, y a mí también de paso; yo lo llamo  "sinceridad del hombre de buenas intenciones"... Lo que pasa luego, está por ver...

Un hombre que decide vincular su vida a una eslava, debe tener en cuenta varias cuestiones para, al menos, poder entrar en el juego de la seducción y conquista:

1. Flores en una primera cita. IMPRESCINDIBLES. Solo para destacar entre todos aquellos "otros" candidatos que en momentos diferentes hayan pedido cita a la misma chica y se han presentado como regalos por si solos. El miedo a parecer un anticuado es mera excusa para ahorrar en este ramo de flores.Es lo que pensamos todas.

2. No esperéis que una chica eslava os bombardee con llamadas y sms induciendo a repitir la cita. Somos muy conscientes que el hombre decide si la mujer le gusta o no en primeros 30 segundos de la cita y si ella es "ELLA"  va a por todas, sin excusas ni justificaciones. Así que corre, amigo, corre, date prisa y sé HOMBRE DECIDIO. Eso nos gusta.

3. No prometáis nada de aquello que no podéis o no queréis cumplir después. Tenemos una excepcional memoria para esa clase de "compromisos adquiridos voluntariamente" e iremos confeccionando una lista negra con todo lo que uno ha dicho pero no ha realizado. Es lo peor que puede hacer un hombre. Asi que mejor una sorpresa que una promesa de "salir a navegar" desde hace 3 años...Quedáis fatal.

4. El momento del enfado donde se echa en cara todo aquello que uno hace por ella, ese momento es el incio del fin de esa relación. Si se hace un regalo, un detalle hermoso, se hace por que uno asi lo desea. Quieda feísismo cuando se echa en cara.

5. Nos importa un pepino la opinión de vuestras amigas y las que algún día fueron amigas con derecho al roce... eso no es una amistad, es un despropósito donde alguien siempre sale peor parado, guarda rencor y resentimiento... y normalmente son ellas. Así que lo último que puede hacer un hombre que emprende un nuevo camino de mano de una rusa, es consultar si le parece bien eso a una ex novia compatriota. No provoquemos un enfrentamiento internacional. Y si la cosa funciona, que sea entre los dos, no en una asamblea.

6. Odiamos el chismorreo y rajar de alguien  que no esté presente. Somos muy individualistas y no nos interesa la vida de los demás. Sin embargo España es  un país de chismes y de envidia. Y la misma conversación se oye un lunes, un martes, un miércoles y…dos semanas más tarde. Así que para no aburrir ni alterar a vuestra chica es mejor que  hagáis la vida de pareja sin pretender a implicarla en todas las conversaciones y rumores sobre vuestros amigos, ex novias, madres de las ex novias, etc.

7. La intensidad de la comunicación vía todas las herramientas de las tecnologías de comunicación debe ser medida, sin excesos ni pausas largas. Si un hombre empieza a bombardear a su chica con 5 mensajes al día, le manda fotos, versos y camnciones románticas que con el tiempo deberían ser "sus" canciones y versos, y luego desaparece; no espere que ella lo tome como si no pasara nada. Lo más seguro es que no querrá seguir con un hombre poco coherente que muestra altibajos emocionales  y no es capaz de mantener una relación de adultos.