Mis visitas

31 de octubre de 2011

ABRAZOS QUE ROMPEN LOS TÓPICOS

Hace unos años, cuando editaba mi revista me pasó algo curioso.
-       -   ¿De dónde sacas a esas mujeres en tus entrevistas, son reales o te las inventas? – un día me preguntó el encargado de la imprenta. - Que yo sepa, las rusas trabajan de internas en casas limpiando o…y  perdóname  por serte tan sincero, de putas en los clubes de alterne. Fíjate, en casa de mi madre trabaja una de Ucrania...
      No sé si fue una ofensa disimulada, sus ganas de sentirse superior, reafirmarse ante mí; si era mi indignación de lo poco que sabía ese hombre de nosotras, nuestra historia y la geografía del mapa mundi actualizado...  O sentí algo de lástima por alguien que nunca salió de vacaciones más allá del pueblo de sus padres en Segovia siendo chico, y desde que se trasladó a Madrid muy de vez en cuando veraneaba en Benidorm. Ese buen hombre me repitió como un eco los titulares de algún periódico de tirada nacional que de vez en cuando sacaba en su  portada noticias impactantes  sobre la mafia rusa o  éxitos de la policía contra las redes de tráfico humano donde, ¿cómo no?, los rusos tenían toda la culpa…. Estaba claro y evidente: Lo malo se asociaba con lo ruso.  Y   su comentario me hizo pensar sobre el tema.
       Dejando  en paz a la presunta mafia rusa o cualquier otro grupo de crimen organizado del Este que muchos periodistas, algunos de cierto reconocimiento y prestigio,  siguen denominando mafias rusas; me centré en el fenómeno de la mujer rusa en España. Los resultados de aquella investigación me ayudaron mucho a la hora de crear mi agencia  de contactos personales con fines serios,  mi Heart Hunting.
       Me pregunté ¿qué motivaba a una mujer joven y guapa, universitaria, con trabajo, amigos, familia, cierta seguridad en sí misma, dejarlo todo por algo inseguro, desconocido, con importante barrera lingüística y diferencias culturales que no tienen nada que ver con las de su país de origen?
        Pedí las estadísticas de nuestra comunidad a ambos Consulados, en Barcelona y Madrid; datos del censo de los rusos al Ministerio de inmigración; las estadísticas de la criminalidad entre colectivos de inmigrantes asentados en España; y el puesto que los delincuentes con el pasaporte ruso ocupaban en los rankings de los cuerpos de seguridad en España;  hablé con uno de los sindicatos de la Policía nacional sobre sus cifras; con la asociación de propietarios de clubes de alterne; me entrevisté con más de 500 mujeres rusas y  unos 200 hombres españoles  personalmente, entrevisté a tres directores de las agencias matrimoniales que trabajan con chicas rusas en España, un propietario del famosísimo portal de contactos, hoy líder en el mercado; colaboré en un estudio sobre Migraciones por amor del Instituto de la Mujer llevado a cabo por la Universidad de Tarragona.
He aquí las historias y testimonios reales, mis reflexiones y conclusiones, así como algún consejo y sugerencia a todos aquellos que asocian a la mujer rusa con mitos inexistentes, exageraciones tontas y leyendas urbanas. 

1. En proporción con representantes de otros colectivos de inmigrantes en España en el siniestro tema de la prostitución, las mujeres rusas ni siquiera figuran en el ranking de los 10 países según las estadísticas del Ministerio Interior. Colombianas, brasileñas, rumanas,  ucranianas, chinas y hasta las japonesas figuran antes que las rusas.

2. La principal razón por la que las rusas abandonan su país de origen es por  no encontrar a un hombre de su edad para formar pareja debido al desequilibrio demográfico de unos 7 millones hombres que faltan en el país para conseguir un empate numérico. Asi que cuando una se plantea con quien formar una familia y tener hijos, opta por salir fuera.
Hay que destacar que España tampoco ocupa un puesto lider entre destinos por amor  entre las rusas (Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña,  Israel, Australia, Canadá,  Francia,  Italia, Finlandia, Turquía y España - ese es el orden de países de mayor a menor popularidad).

Aquí habría que matizar que las brasileñas están casi empatadas con las rusas en  cuanto al número  de parejas mixtas en España que contraen matrimonio cada año, lo que varía y bastante, es el perfil del hombre.

3. La edad media con la que las rusas llegan a España con fines matrimoniales es entre 26 y 34 años; en un casi 40% son divorciadas y con un hijo hasta 6 años.

4. El hombre que describen como su posible "pareja ideal" es  con una diferencia de edad máxima hasta 10 años;  independiente, con vivienda propia, trabajo estable, fiel, sin vicios (se refieren a las adicciones a la bebida o drogas) y que respete a la mujer.

5. Las mujeres de origen ruso que ya residen en España y conocen las peculiaridades del caracter del hombre español, amplían la franja de la diferencia de la edad hasta 18 años de diferencia pero matizan mucho más en otros rasgos o características (Un hombre fiel a la palabra dada; alguien verdaderamente generoso que no intente optimizar sus gastos de cortejo al máximo; culto, con estudios superiores; sin cargas familiares o asuntos totalmente resueltos con matrimonio/s anterior/es; garantías de no tener antecedentes penales por malos tratos, etc.)

6. En cuanto al hombre que se interesa por la mujer rusa como opción de formar una familia o rehacer su vida sentimental se destacan dos perfiles:
6.1. Hombre divorciado entre 38 y 52 años, culto, universitario, empresario, directivo superior o similar, con una renta anual superior a 75.000€, con trabajo estable, un divorcio y al menos un hijo de su primer matrimonio; que ha estado en al menos 10 países diferentes, y en su entorno cercano tiene algún amigo o conocido casado con una mujer rusa. 
En su alegato a favor de una rusa en su vida destacan su belleza física, su femenidad, su predisposición a dedicarse a la familia y tener hijos; cuidar de su compañero.

6.2. Otro tipo de "cliente" de cualquier agencia matrimonial es un hombre nunca casado, sin hijos, entre 34 y 48 años, con estudios básicos, residente en la zona rural, que nunca ha salido de su tierra, no habla inglés y que por alguna razón sigue pensando que Rusia es un país tremendamente atrasado, con mucha miseria y donde las mujeres viven soñando con salir para instalarse en una granja.
Entre clientes de ese grupo tuve una interesante experiencia. Me vino a ver un hombre de 42 años, nunca casado, que se presentó como "empresario del sector agrícola", no hablaba ningún idioma que no fuera español; nunca ha salido de su pueblo; ha dejado sus estudios para dedicarse a la ganadería y aspiraba a conocer y casarse con una mujer:
- no mayor de 35 años
- soltera, sin hijos
- con estudios universitarios, al ser posible de medicina
- alta, no menos de 1.75 cm y ojos azules (el chico medía 193 cm)
- que le gustara calzar tacón alto y ponerse medias con liguero
- que fuera fiel y no le gustase coquetar con los amigos de su chico(requisitos textuales)
Por lo que entendí quisiera tener a mano una veterinaria para su ganado (cerdos) y una "pornochacha" para su granja.  Me pregunto ¿de dónde sacan esas imágenes y por qué buscan ESO en Rusia??? Y se lo pregunté...
Sin pretender a ofender a nadie ni reirme de la desgracia de algunos por no haber estudiado, me dió la sensación que este hombre no tenía ni idea de nada en cuanto a la mujer que deseaba conocer para fines serios. Era una especie de  sueño visto en algún reportaje de la RTVE que le marcó a por la vida... Solo que en alguno de estos reportajes, filmados por cierto en Ucrania, la ciudad de Khersón; pero confundida con  Rusia por su autora, vió a una jóven doctora que entrevistaba la reportera, y decidió casarse con "alguien igual que ella".

7. El hombre español del segundo grupo de aspirantes al novio de una rusa, al preguntarle si se imagina que un traslado de una mujer de fuera para establecerse en España supone un gasto mínimo de 10.000€, se sorprende y empeiza la negociación para reducirlos  al ser posible, a cero, sin darse cuenta, que las cosas no funcionan así. Y es  cuando vuelve a flotar el insulto más fácil dirigido a una mujer.
Me he encontrado con esa misma reacción en el primer grupo, pero menos.

Para facilitarle la tarea al novio potencial he introducido en el cuestionario que me rellenan las mujeres una pregunta: ¿Cuánto dinero necesitaría para tus gastos de bolsillo si a petición de tu pareja o por circunstancias objetivas no podría trabajar?
La respuesta varía entre 500 y 6000€, dependiendo de la ciudad de origen y el nivel de vida que una mujer soltera lleva en su país. Y no tiene nada que ver con si es una interesada y materialista.
Un hombre, al mirar a una mujer guapa, bien vestida, perfectamente maquillada, con tacones de vértigos, debe ser consciente que todo este poderío de la femenidad necesita un mantenimiento, como un coche. Y a raíz de ese entendimiento, debe hacer sus números, como cuando se plantea una inversión.
Un planteamiento de ahorro por casarse con una extranjera, pensando que se lo debe solo por "haberla sacado de la miseria", resulta cutre, de mal gusto y de muy poca cultura general. Es mejor de no emprender este camino, para no llegar a sentirse herido en su ego; no acabar frustrado y resentido que todas las mujeres son unas p...s.

8. Una vez superado el duelo "me atrevo y me lanzo o me quedo como estoy", merece la pena plantearse otras cosas y estudiar otros aspectos de una relación con una mujer rusa.
Si un hombre ya ha estado casado, ha sido padre en su matrimonio anterior   y no quiere volver a pasar por la paternidad, pero demanda una mujer joven y sin hijos y añade que ella no quiera hijos, ese tipo de la búsqueda está condenado al fracaso; y no precisamente por que "me quería por mi dinero", si no porque en nuestra cultura de pareja, la maternidad es la experiencia más hermosa que una mujer puede experimentar, y más bien temprano que tarde le va a planear volver a ser padre. Pensar que se le pueda compensar económicamente por no tener hijos es absurdo, ya que no hay mujeres que no lo quieran en Rusia. Y además en la legislación española no existen artículos en en Código Civil que garanticen y regulen como en Estados Unidos, compensaciones económicas por ese tipo de "daños y prejuicios".
9. El tema de la educación de los hijos, tipo de la enseñanza, actividades extraescolares, idiomas, etc, son fundamentales a la hora de plantear y negociar una vida en común; y más cuando la mujer aporta al matrimonio un hijo de su relación anterior. En una mayoría de los casos no hay ayuda alguna por parte del padre biológico, así que el padrastro tendrá que ocuparse de todos los gastos de un nuevo miembro de la familia.
Y dado que la enseñanza pública española deja mucho que desear, en un 90% de los casos habría que plantear la matriculación en un colegio concertado o privado.
Si un hombre no acepta esta condición aprovechando que su compañera desconoce la diferencia de la calidad de la enseñanza pública y privada en España, será el propio niño que informará a su madre de cómo están las cosas. :)
10.  Es fundamental hablar del dinero desde el principio, más que nada para evitar  falsas esperanzas y espectativas de gastos que se hacen durante una estancia temporal, como si fueran las vacaciones. No tiene nada de vergonzoso exponer en qué uno se gasta su sueldo, cuales son sus gastos fijos mensuales, en qué se gasta sus extra o cuánto está dispuesto a compartir en adelante con su compañera.  No es por pura curiosidad si no para que ella también pueda hacer sus números y planes y contribuir o no gastar de modo desmesurado en aquello en lo que se gastaba su sueldo habitualmente viviendo en el país de origen.
¿Y cuando hablamos del amor, de los sentimeintos más sinceros? -se preguntará el interesado.
Bien. Hay un refrán en Rusia que repito a muchos de mis clientes que define muy bien las espectativas de una mujer rusa en una relación de pareja:
"El Hombre, con tal de que se diferencie del oso, pero CUMPLE CON SU PALABRA, ya es hermoso".
Así que ninguna definición como "soy atractivo, guapo, me cuido, soy amigo de mis amigos y me gusta pasármelo bien, etc..." no vale como argumento para la conquista si tras bonitas y muchas por norma general, palabras , no hay hechos y acciones concretas.
Todas  mis entrevistadas en España matizan y subrayan la misma carencia por parte de los hombres españoles: carencia de la fidelidad a su palabra; hablar por hablar, no ser capaces de asumir compromisos y cumplir con las promesas que ofrecen en momentos de la empoción y efusividad. Y no quiero recitar el refrán sobre verbos "prometer" y "meter". Queda feo y muy vulgar. Pero es donde está el secreto del éxito en relaciones de pareja con una mujer venida del frío.
 Una mujer entregará su amor y su dedicación a aquel hombre que le crea un ambiente de protección y apoyo. Hay que pensar que en España una mujer, por muy fuerte que sea, preparada y formada; es muy vulnerable por estar sola, sin apoyo de su familia, amigos y compañeros de trabajo;  proyecta todas sus espectativas en una sola persona, su compañero sentimental. Necesita confiar en él,  necesita de su respaldo económico para evolucionar y crecer y sentirse útil;  de su apoyo psicológico, de su benevolencia y paciencia. PORQUE ESTA COMPLETAMENTE SOLA.
Y si un hombre consigue vencer en si esas ganas de presumir y exponerse demasiado con aquello que no puede cumplir, es mejor que se calle, que sorprenda en vez de cansar con promesas irreales, que sea cauto y prudente. Y entonces tendrá a su lado a una compañera leal y fiel, comprensiva y cariñosa, cuyos besos y abrazos le harán olvidar de todo.